viernes, 18 de julio de 2014

Macaróns de fresa




Los macaróns son unos dulces franceses de origen italiano elaborados con clara de huevo, almendra molida y azúcar. Es una especie de galleta, en este caso dos y en medio una crema, esta puede ser de infinidad de sabores, aunque los más clásicos son de chocolate, vainilla, limón...
Mi hijo mayor hizo un viaje a París en marzo y me trajo una caja con unos cuantos  de distintos sabores, era la primera vez que los probaba y aunque hay dulces que me gustan más,  tengo que reconocer que su sabor es muy delicado. El quedó prendado por estos pastelitos y claro,  los tenía que hacer. Tengo que decir que los míos le encantaron y es de los críticos mas objetivos que tengo en casa,  así que me doy por satisfecha.
Para su elaboración hay que seguir el proceso paso a paso y seguir los consejos de tus amigas que tienen más experiencia en esto. Yo me dejé llevar por Raquel  de Churretes de Cocholate  y  Carmen de De Sol y Sal y aunque le tenia un poco de miedo me salieron, claro que antes tiré unas cuantas bandejas a la basura y casi a punto estuve de tirar la toalla, todo por querer dejarme llevar  por mi intuición. En esto no hay intuición que valga.
Hay que seguir los pasos al pié de la letra, medir las cantidades exactas y tener paciencia porque al final salen, y no sabes la alegría que te da al ver que lo consigues. Estos son los primeros,  pero no van a ser los últimos, los macaróns enganchan.









Ingredientes:


Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente, incluso las claras  las podemos sacar de la nevera la noche anterior.

150 grs. de almendra molida.
150 azúcar glas, tiene que ser comprada, la que se hace en casa no sirve.
55 grs. de clara de huevo envejecidas.  Podemos poner claras pasteurizadas de las que venden en el super.

150 grs. de azúcar normal.
40 grs. de agua.
55 grs. de clara de huevo envejecidas.
Una pizca de sal.
1 pizca de colorante en gel rosa.



Consejos para su elaboración:

Los 150 grs. de almendra molida  lo tienes que mezclar con los 150 grs. de azúcar glas que tiene que ser comprada.
Tienes que volver a molerla  junta en un molinillo o robot de cocina, pero de 50 en 50 grs. para que no se te haga una pasta, la almendra tiene mucha grasa y si la molemos mucho y en cantidad, tiende a esto. El resultado tiene que ser lo mas fino posible y después tamizarla por un colador. Le añadimos 55 grs. de claras, y hacemos una especie de mazapán, reservamos. Las claras tienen que ser envejecidas, esto es separar las yemas de las claras y dejarlas en un recipiente en la nevera tapada con papel film  por lo menos un día.
Seguidamente preparamos un merengue italiano.  Con  los 150 grs. de azúcar normal y los 40 grs. de agua hacemos un almíbar, tiene que alcanzar los 120 grados pero si no tenemos termómetro,  tiene que estar hirviendo unos minutos hasta que alcance el punto de bola, esto es cuando sacamos en una cucharilla un poco de almíbar la metemos en un vaso de agua fría y al sacarla vemos que se ha formado una bola.
Montamos los otros 55 grs. de claras con una pizca de sal  con un batidor eléctrico de varillas, en el momento que empiecen  a subir le añadimos  el almíbar muy lentamente. Es conveniente empezar a montar las claras cuando el almíbar empiece a calentar  para añadírselo inmediatamente. Las claras deben estar bien montadas unos ocho minutos si tenemos la kichen-aid,  y el colorante se lo añadí poco antes de terminar de montarlas.
Seguidamente le añadimos las claras a la masa de azúcar y almendras con movimientos giratorios, esto se hace  ya a mano,  yo lo hice con lengua y a esto se le llama macaronear,  nos tiene que quedar una masa lisa pero no muy liquida. La echamos en una manga con boquilla pequeña y lisa para que al caer la masa esta no sea mucha cantidad y la podamos controlar mejor. Ponemos montoncitos de masa de unos 2,5 cm. o poco mas, (se extenderán un poco) y separados también de unos 3 cm. Podemos dibujar una plantilla con un molde o tapón de esa medida  y le damos la vuelta para que la tinta no roce el macaron.
Dejamos secar hasta que al pasarle las puntas de los dedos no se nos  quede  marcado ni nos traigamos la masa en ellos, será el momento de meterlos en el horno, que tendremos precalentado a 150 grados con calor arriba y abajo con ventilador siempre que el horno lo tenga, durante unos diez o quince minutos, esto tendréis que ir probando en el mio fueron  15 minutos. Sacamos,  dejamos enfriar y metemos en un recipiente hermético o fiambrera hasta el día siguiente que rellenaremos con ganache, mermelada, crema de mantequilla......los míos los rellené con una crema de nata y mermelada de fresa.
 


Crema para el relleno:

250 grs. de nata para montar.
250 grs. de mermelada casera de fresa.

Elaboración:

Montamos la nata  y le añadimos la mermelada de fresa, no le añado azúcar porque la nata que uso es vegetal y viene ligeramente azucarada.  Esta nata monta super bien, y le puedes añadir lo que quieras que no se baja, la puedes tener en la nevera hasta una semana que la crema no se agria, es ideal para hacer postres, se llama Magik y la compro en una nave de productos para repostería. Con la crema rellené al día siguiente los macarons y quedaron deliciosos. En la próxima entrada de macarons, prometo poner el paso a paso, aunque en la red hay infinidad de blogs y vídeos para que veáis todo el proceso, yo me tragué unos cuantos.



11 comentarios:

  1. Seguro que son una delicia, la pinta lo dice todo!
    Que tengas un verano buenísimo, guapa, nos vemos en septiembre!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Desde luego se ven divinos, pero para las no reposteras como yo también son muy delicados de elaborar. De verdad que os admiro a las que lo intentáis con este tipo de dulces porque a veces yo me veo incapaz. No dudo de lo ricos que están, así que mejor me apunto a tu casa a merendar. Si es queda algo claro.
    Bsts y a disfrutar del finde.

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado perfectos y ese rosa chicle los hace aun mas apetecibles.
    Buen finde

    ResponderEliminar
  4. Munnnnnn lastima que no se haya inventado la degustacón virtual.

    ResponderEliminar
  5. Son mi asignatura pendiente Carmen, pero me animare porque veo estos te quedaron estupendos, estan perfectos¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  6. Te quedaron de 10 , que pinta mas rica y el relleno de muerte besitos

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Carmen, eres unica tanto haces un dulce tradicional, como estos perfectos macarons, que creo ni en el mismisimo Paris estan tan bien hechos, son una preciosidad, parece que estes toda la vida haciendolos, eres una gran maestra de la reposteria, y te lo digo de corazon. Mil besicos mi Reina

    ResponderEliminar
  8. Pero bueno Carmela!!! Ni los de Masterchef!!!! jajajaja te han quedado espectaculares y con lo dificiles que son de hacer!!!!. Mi mas sincera enhorabuena!!! Un besito

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que no tiraste la toalla, te quedaron de super lujo, además los de fresa, junto con los de pistacho son los que más me gustan, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  10. Es una de mis asignaturas pendientes, y viendo como te han quedado los tuyos ganas me dan de ponerme a hacerlos, en serio. Me encantan, tienen que estar para empezar a comer en ellos y no parar.

    besiness

    ResponderEliminar
  11. Carmen, gracias por nombrarme y antes que nada enhorabuena por esos maravillosos macarons. Yo mas que nadie se lo dificil que es que te salgan asi de bonitos. He tirado tantas bandejas como tu ó mas, pero es verdad que el resultado final merece la pena. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar